Controlar las adquisiciones es administrar las relaciones y el desempeño de los proveedores.

Se tiene que verificar que se cumplan con los términos y condiciones de los contratos.

Este proceso es ejecutado por unos recursos especializados llamados administradores de contratos y son los únicos que pueden autorizar o rechazar una solicitud formal de cambio al contrato.