Consisten en la duración estimada dentro de la línea base del cronograma que se asigna a los riesgos identificados y asumidos por la organización, para los cuales se han desarrollado respuestas de contingencia o mitigación.

A medida que se dispone de información más precisa sobre el proyecto, se puede utilizar, reducir o eliminar la reserva para contingencias. La contingencia debería estar claramente identificada en la documentación del cronograma.

Cuando se habla  de costos, una reserva de contingencia se utiliza para los riesgos conocidos o una reserva de gestión para aquellos cambios por riesgos imprevistos.